El Esperanto es una lengua internacional útil para la comunicación entre personas de diversas naciones cuando no tienen un idioma materno común.
Es neutral porque no pertenece a ningún pueblo o país, y porque uno se siente más cómodo, desde el punto de vista lingüístico, al hablar otra lengua que es la materna de nuestro interlocutor.
Es fácil gracias a su estructura y construcción. Es normalmente más fácil empezar a hablar el Esperanto que cualquier otra lengua extranjera.
Es una lengua viva porque evoluciona.
Es una lengua con valor propedéutico porque facilita el aprendizaje de otras lenguas.