Clasificación lingüística

Al ser una lengua planeada, el esperanto no está genealógicamente relacionado con el idioma de algún grupo étnico. Podría ser descrito como un idioma cuyo léxico es eminentemente latino. Desde un punto de vista morfológico, es predominantemente aglutinante, al punto de tener un carácter un poco aislante.
La fonología, gramática, vocabulario y semántica están esencialmente basados en idiomas indoeuropeos occidentales. El repertorio fonémico es eslavo, a pesar de que el vocabulario provenga principalmente de lenguas romances, con una contribución algo menor por parte de las lenguas germánicas. Los aspectos pragmáticos, entre otros, no fueron definidos en los documentos originales de Zamenhof. Tipológicamente hablando, el esperanto es un idioma preposicional y su orden por defecto es Sujeto-Verbo-Objeto y Adjetivo-Sustantivo, aunque técnicamente cualquier orden es posible, gracias a los morfemas que señalan la función gramatical de cada palabra. Se pueden crear nuevas palabras mediante el uso de afijos.

Vocabulario

El vocabulario se extrajo de muchos idiomas. Algunas palabras nuevas tienen su origen en idiomas no indoeuropeos, como el japonés, por ser consideradas internacionales. Sin embargo, la gran mayoría del vocabulario del esperanto procede de las lenguas romances (principalmente el latín, el italiano y el francés), el alemán y el inglés.

Criterios para la elección del vocabulario

Los días de la semana están tomados del francés (dimanĉo, lundo, mardo…), muchos nombres de partes del cuerpo del latín (hepato, okulo, brako, koro, reno…), las unidades de tiempo del alemán (jaro, monato, tago…), los nombres de animales y plantas principalmente de los nombres científicos en latín. Se puede inferir el significado de muchas palabras por su similitud con otros idiomas. Además, Zamenhof creó cuidadosamente una pequeña base de palabras radicales y afijos, a partir de la cual se puede formar una cantidad mucho mayor de palabras. Gracias a esto, se puede adquirir un alto nivel comunicativo habiendo aprendido una cantidad relativamente pequeña de palabras (entre 500 y 2 000 palabras y afijos).

Fonología

El esperanto tiene 5 vocales y 23 consonantes, dos de las cuales son semivocales. No tiene tono. El acento siempre cae en la penúltima sílaba, a menos que la vocal final -o sea elidida (lo que ocurre comúnmente en la poesía).

Vocales

El esperanto tiene las cinco vocales del español (las mismas que el italiano). No se hace distinción en la longitud de las vocales y tampoco existen las vocales nasalizadas.

Diptongos

Hay seis diptongos decrecientes: uj, oj, ej, aj, aŭ, eŭ (/ui, oi, ei, ai, aw, /ew). Con solo cinco vocales, se tolera un alto grado de variación. Estas diferencias casi siempre dependen del idioma materno del hablante. Un corte glotal puede usarse entre vocales adyacentes, especialmente si las vocales son las mismas, como en heroo (héroe) y praavo (bisabuelo).

Gramática

Las palabras en esperanto son derivadas (que usan afijos en la formación de nuevas palabras) mediante la aglutinación de prefijos, raíces y sufijos. Este proceso es bastante regular, de tal forma que se pueden crear palabras mientras se habla, logrando la perfecta comprensión del interlocutor. Las palabras compuestas se forman siguiendo el orden modificador al principio – raíz al final.
Las diferentes partes de la oración se marcan con sus propios sufijos: todos los sustantivos comunes terminan en -o, todos los adjetivos terminan en -a, todos los adverbios derivados terminan en -e y todos los verbos terminan en uno de los seis sufijos de tiempo y modo verbales, como la terminación -as del tiempo presente en modo indicativo.
Los sustantivos plurales terminan en -oj (pronúnciese “oy”), mientras que el objeto directo termina en -on. El objeto directo plural termina en -ojn (pronúnciese “oyn”). Los adjetivos son concordantes a su sustantivo; las terminaciones respectivas son -aj (pronúnciese “ay”) para plural, -an para objeto directo y -ajn para objeto directo plural (pronúnciese “ayn”).
Las seis inflexiones verbales son tres tiempos y tres modos. El tiempo presente -as, tiempo futuro -os, tiempo pasado -is, modo infinitivo -i, modo condicional -us, y modo imperativo -u. No existe inflexión que indique persona o número. Por ejemplo: kanti (cantar); mi kantas ([yo] canto); mi kantis ([yo] canté);  mi kantos ([yo] cantaré); ni kantus ([nosotros] cantaríamos).
El orden de las palabras es comparativamente libre: los adjetivos pueden ir antes o después de los sustantivos, y los sujetos, verbos y objetos (marcados con la terminación -n) pueden colocarse en cualquier orden. Sin embargo, el artículo, los demostrativos y las preposiciones siempre van antes del sustantivo. De manera similar, el negativo ne (no) y las conjunciones como kaj (y) y ke (que) deben preceder la frase o cláusula que introducen. En cláusulas copulativas (A = B), el orden de las palabras es tan importante como en español: “un león es un animal” vs. “un animal es un león”.

Las 16 reglas del esperanto

Las 16 reglas son una síntesis de la “Esperanta gramatiko”, que apareció en el Unua Libro (Primer Libro). Es, por lo tanto, parte del Fundamento de Esperanto. Por ningún motivo se le debe considerar como la gramática completa, aunque algunos esperantistas entusiastas aseveren eso.

Ortografía

El esperanto se escribe con una versión modificada da del alfabeto latino, que incluye 6 letras con un diacrítico: ĉ, ĝ, ĥ, ĵ, ŝ y ŭ (es decir, c, g, h, j, s circunflejo, y u breve). El alfabeto no incluye las letras q, w, x, y. Las 28 letras del alfabeto son: a b c ĉ d e f g ĝ h ĥ i j ĵ k l m n o p r s ŝ t u ŭ v z
Todas las letras se pronuncian de manera similar a su equivalente minúscula en el Alfabeto Fonético Internacional (AFI), con la excepción de c y las letras acentuadas.

Existen dos convenciones de escritura compatibles con ASCII, actualmente en uso. Estas sustituyen los dígrafos para las letras acentuadas. El “h-sistemo” (convención H) (ch, gh, hh, jh, sh, uh) se basa en los dígrafos ‘ch’ y ‘sh’ del inglés, mientras que la convención x (cx, gx, hx, jx, sx, ux) es útil para el ordenamiento alfabético en computadores (cx viene después de cu, sx después de sv, etc.).
El esperanto ha sido un lenguaje fácil para las comunicaciones en código Morse desde 1920. Todos los caracteres del esperanto tienen su equivalente en este código.

Críticas y modificaciones propuestas al esperanto

Las críticas más comunes al esperanto son que su vocabulario es demasiado europeo; que su vocabulario, letras acentuadas y gramática no son lo suficientemente occidentales; que es artificial o que no ha cumplido con las expectativas.
Aunque la evolución que ha sufrido el esperanto desde su publicación ha sido relativamente baja, una serie de proyectos de reforma han aparecido, empezando con las propuestas de Zamenhof de 1894 e Ido en 1907, así como muchos otros idiomas planeados, tales como fasile e Interesperanto que se han basado en el esperanto.